Por Matías Resano 

mresano@cronica.com.ar 

¿Despecho?, ¿ira?, ¿locura? Nada sirve para justificar la actitud de una mujer que decidió abandonar a su hija en la puerta de la casa del padre de la pequeña, quien no quiso reconocer la paternidad. Las discusiones, los planteos tuvieron como única víctima a una recién nacida, que quedó librada a su suerte en la calle, a la intemperie.

Afortunadamente la niña, fruto de una relación extramatrimonial, fue rescatada por una vecina, situación que permitió estabilizar a la menor de un mes de vida, que ahora se recupera. Mientras tanto, la madre, que no fue detenida, resultó imputada por abandono de persona.


Alrededor de las 20 del último domingo, una mujer, de 70 años, que reside en la calle Uriarte al 100, del barrio Lucchetti, en el partido de Pilar, salió a depositar su bolsa de residuos como lo hace habitualmente a esa hora de la noche. Sin embargo, a diferencia de cualquier otra jornada, la anciana protagonizó un suceso particular y en principio angustiante cuando advirtió un llanto de una criatura, pero no lograba ubicar de dónde provenía.

No obstante, a los pocos minutos, luego de observar a su alrededor, descubrió que debajo de una ligustrina, al lado del portón de una vivienda, se hallaba un bulto envuelto en frazadas. Entonces la mujer sacó los abrigos y se encontró con una hermosa beba.

La criatura se hallaba a pocos metros del acceso principal de la vivienda de un hombre, de 39 años, quien es su padre, pero que hasta ese momento habría tomado una actitud distante con ella, puesto que es fruto de una relación extramatrimonial.

Justamente quien la habría dejado allí es una joven, de 22 años, quien fue identificada como la madre de la beba, que no ha sido arrestada pero sí imputada por abandono de persona. La progenitora había sido divisada por un vecino una hora antes del hallazgo, con un "paquete en brazos", según declaró a las autoridades policiales, y acompañada de una niña, de 3 años, quien la tomaba de la mano.

En base al testimonio del morador, y a los estudios médicos realizados a la niña, no más de media hora permaneció en el pasto hasta ser encontrada por la vecina. Fuera de peligro, la beba, identificada como Mariana, está a resguardo de los agentes sociales, que tomaron intervención y que analizan los pasos a seguir.